Caderas, glúteos y muslos son las «zonas rebeldes» donde más se suele acumular la grasa en las mujeres. Sin embargo, podemos mejorar bastante si ponemos en práctica una serie de consejos.

 

Acumulación de grasa y hormonas

Normalmente, la grasa que se acumula en la parte inferior del cuerpo es la más difícil de combatir, ya que el desequilibrio entre dos clases de hormonas femeninas (los estrógenos y la progesterona) influye mucho en las formas corporales de la mujer.

Cuando hay más estrógenos, la grasa se acumula de cintura para abajo, por ello, la mujer  sufre más de cerca los problemas de la celulitis, la flacidez y las estrías. Combatir la grasa localizada en la zona inferior del cuerpo es una larga batalla que requiere esfuerzo y constancia, pero es posible conseguirlo.

La alimentación es la base de todo plan de entrenamiento. Si no llevamos a cabo una dieta saludable, nos va a costar muchísimo más alcanzar nuestros objetivos, sobre todo a la hora de perder grasa es un elemento fundamental.

 

Para ello os doy algunas pautas básicas:

  • Ingiere suficientes proteínas:
    Las proteínas son imprescindibles para conseguir una buena consistencia y función muscular. Tenemos que asegurarnos que aportamos proteínas completas y de alto valor biológico.
  • Consume ácidos grasos Omega 3:
    Los ácidos grasos Omega 3 son las grasas más beneficiosas para el cuerpo. Si las incluyes en tu dieta, no sólo vas a estar contribuyendo a mejorar tu perfil lipídico, sino que se va a elevar tu estado de salud en términos generales. Una de las fuentes más importantes son los pescados azules, como el salmón o el atún, sin embargo, puede que no todos los días podamos consumirlos, y en tales circunstancias, optar por incluir en nuestra dieta un suplemento de Omega 3 puede resultar bastante interesante y, sobre todo, eficiente.
  • Elimina el azúcar refinado:
    El azúcar es uno de los grandes motivos del sobrepeso y se encuentra en muchos productos, mayormente procesados (como refrescos o  bollería), que contienen altos porcentajes de azúcar, el cual no tiene ningún aporte nutritivo y lo único que causa es aumento de grasa en las zonas localizadas.
  • Atención al consumo de hidratos de carbono:
    Aunque muchas mujeres creen que deben eliminarlos para perder grasa, esto es una equivocación. Lo correcto es aprender a seleccionarlos y no eliminarlos por completo. Debemos optar por fuentes de carbohidratos complejos, como arroz y pasta integral, boniato, avena, quinoa… las cuales debemos ajustar a nuestras necesidades y a nuestro objetivo.
  • Toma suficiente agua:
    Es algo que suele pasar desapercibido, pero que es bastante importante: hidratar tu cuerpo adecuadamente puede ayudarte a mantener un buen funcionamiento del proceso digestivo, el cual es determinante para que tu cuerpo no retenga las toxinas y las acumule convirtiéndolas en sobrepeso.

 

Por último te recomiendo que no subestimes la importancia de la fibra, presente en las verduras, y frutas, sobre todo si nos comemos su piel. Algunas recomendaciones establecen el consumo de 20gr de fibra al día como mínimo, para apoyar la función gastrointestinal, además de contribuir a elevar la saciedad.

Es hora de comenzar a poner atención en estos pequeños detalles que te ayudarán a eliminar esa, tan frustrante, grasa localizada.

 

Rocío Falcón
Coach nutricional

Deja un comentario