Últimamente cuando nos damos una vuelta por el supermercado o cuando ojeamos la carta de los bares y restaurantes podemos encontrar gran variedad de productos y platos con infinidad de tipos de semillas: chía, lino, sésamo, cáñamo, amapola…
Cuando preguntamos o buscamos información normalmente nos hablan maravillas de ellas.

¿De verdad tienen beneficios las semillas que están tan de moda?

Grosso modo, la respuesta a esto es SI.

Las semillas son nuestras pequeñas aliadas, MUY  interesantes nutricionalmente ya que aportan un plus de vitaminas, minerales, aminoácidos y grasas muy completas.

¡Parece mentira que un alimento tan pequeño y natural pueda tener tantos beneficios!.

Entre las propiedades comunes de las diferentes semillas podemos destacar:

  • El alto contenido en grasas insaturadas (omega-3, 6 y 9) que nos ayudan a mantener una correcta salud cardiovascular, ayudan a reducir el colesterol malo y elevar el colesterol bueno en sangre.
  • Son ricas en lecitina, un emulsionante que ayuda a disolver la grasa, como pasa con el colesterol.
  • Tienen aminoácidos, que conjuntamente con las legumbres forman proteína completa.
  • Destacan por su contenido en fibra que contribuye a la salud intestinal y a prevenir enfermedades crónicas.

Ahora bien, como en todas las cosas en la cantidad está la clave, en algunos casos sus beneficios constituyen al mismo tiempo un efecto peligroso si abusamos de ellas. Por ejemplo, debido a su alto contenido de fibra a menudo pueden causar gases e hinchazón. La dosis diaria recomendada no debe superar los 30 gramos al día, unas dos cucharadas; traspasar esta cantidad puede provocar diarrea debido a su efecto laxante.

También añadir que no deberían ser consumidas en gran cantidad ni a diario las personas con problemas de coagulación sanguínea, ya que el alto contenido en vitamina E de alguna de estas semillas agravaría esta situación.

En resumen, puedo decir que las semillas son una pequeña bomba de propiedades nutricionales perfectas para una buena dieta. Pero como “bombas” que son hay que usarlas con cuidado y moderación.

En el próximo post, te mencionaré más de cada una de ellas.

Rocío Falcón
Coach nutricional

Deja un comentario