¡Di SÍ al Huevo!

La ingesta recomendada del huevo es un aspecto que ha dado de que hablar a lo largo de los años, con múltiples contradicciones y controversias, sin dejar nada claro. ¿Es o no es bueno tomarlo? ¿Hay algún límite que debamos conocer?

Una de las entidades que hizo testimonios en contra de este mito fue la Fundación Española del Corazón (FEC), publicando en 2014 un post con titular “No hace falta restringir el consumo de huevos en la dieta de personas sanas”. La FEC se fundamentó en diferentes estudios que aseguran que el huevo tiene múltiples beneficios para nuestra salud y que no hay una relación directa entre su consumo y la aparición de cardiopatías.

Por otro lado, encontramos múltiples estudios que también afirman que la ingesta de uno o dos huevos diarios se puede incluir en un estilo de vida saludable. En cuanto al colesterol, es cierto que es un alimento que contiene este compuesto; no obstante, su consumo eleva poco los niveles corporales y no tendría que restringirse por ello. Por el contrario, una persona que tenga niveles altos de colesterol sí tendría que limitar su consumo.

Además del mito del colesterol, existen muchos testimonios de que el huevo es un alimento que engorda y hay que restringirlo en todo plan de pérdida de peso. ¡Error! El huevo es un alimento con un aporte nutritivo muy grande y bajo en calorías, teniendo incluso propiedades saciantes que pueden contribuir a la pérdida de peso.

Como curiosidad, la Fundación para la Diabetes incluye el huevo dentro de los alimentos proteicos de las personas con diabetes, al igual que para la población general.

Con este post se busca concienciar de que un uso apropiado de este alimento no tiene por qué tener beneficios negativos para la salud, siendo conscientes de las propias limitaciones personales que se pueda tener.

Rocío Falcón · Coach Nutricional