¿Pesas o cardio? Dilema a la hora de perder grasa

La gente que desconoce los beneficios que aporta un entrenamiento de pesas o un entrenamiento cardiovascular pensaría que para la pérdida de grasa la opción más recomendada es el segundo tipo de trabajo.

En el trabajo cardiovascular, la principal fuente de energía es la grasa, a diferencia del trabajo muscular que sería el glucógeno. Entonces, ¿no sería el entrenamiento cardiovascular más recomendado para la pérdida de grasa? La respuesta es que no, y os lo explico a continuación:

Una de las grandes diferencias entre ambos tipos de trabajo es el conocido síndrome EPOC (Excess Post-Exercise Oxygen Consumption) que produce el entrenamiento con pesas; el cual hace que tu cuerpo aumente la quema calórica y el consumo de oxígeno para sintetizar proteínas, reparar el músculo dañado, etc.; una vez finalizado el entrenamiento. Este fenómeno es lo que hace que el trabajo de pesas sea más eficaz y duradero para la pérdida de grasa, ya que hace que se siga quemando calorías una vez finalizado el ejercicio.

Como curiosidad, la instagramer Rebecca Catherine Smith contó su cambió físico y mental al cambiar el entrenamiento aeróbico por el entrenamiento de pesas; recalcando todos los beneficios que le produjo este cambio.

En definitiva, con este post se pretende mostrar que las pesas son la vía más efectiva y duradera para la pérdida de grasa; no siendo la única. A la hora de elaborar un programa de pérdida de grasa, lo más correcto sería un trabajo conjunto de pesas y cardio; acompañado de una dieta equilibrada. El trabajo realizado por Darío F. Cappa mostró esto mimo, para conseguir una pérdida de peso, una mejora de la estética y salud; lo más recomendado en combinar ambos tipos de trabajo.

Por Beatriz Moreno
Coach de VIPFitter

Equipo VIPfitter