Como entrenador: ¿Tengo que abandonar la estrategia online?

Aunque los peores efectos del COVID-19 ya han pasado, la pandemia ha supuesto un impacto para el sector. Durante la pandemia se extendió el recurso de los entrenamientos online, pero la realidad es que esta modalidad de hacer ejercicio en casa guiado por un entrenador a través de un dispositivo no solo es cosa de la pandemia, si no que ha llegado para quedarse.

Un estudio conducido por “Beachbody”, una empresa del sector del fitness y la salud de Santa Monica, arroja un dato revelador: nueve de cada diez estadounidenses que hacen ejercicio con regularidad afirman que continuarán con los entrenamientos en casa incluso cuando se sientan cómodos volviendo a un centro deportivo en el futuro. Su CEO Carl Daikeler argumenta que este porcentaje se debe a la conveniencia que existe en “simplemente salir de la cama, disfrutar de una bebida pre-entreno, e inmediatamente pulsar «Play» en un entrenamiento de su elección, ya sea para una rutina de 10 minutos o de una hora”. Los entrenadores deben tener en mente que ofrecerles conveniencia a sus deportistas les posicionará favorablemente.

En el “2020 Consumer Report” realizado por IHRSA, se indica que el 68% de las personas que consumieron entrenamientos online durante la pandemia pretenden seguir haciendo lo mismo, aunque la situación se normalice.

El entrenador también debe ser consciente de que dependiendo de la generación a la que desee dirigirse, el método online puede tener mayor o menor aceptación, aunque los porcentajes de consumidores que están dispuestos a pagar una subscripción por un servicio online son muy altos en casi todos los grupos de edad. Un 35% de los millenials están dispuestos a pagar por un servicio online, comparado con un 25% de la Generación Z, un 27% de la Generación X y tan solo un 4% de los boomers.

Otra de las ventajas que pueden ver los entrenadores al ofrecer entrenamientos online es la de atraer y mantener a los socios y consumidores más sensibles a los precios. Los servicios en línea tienen la posibilidad de ofrecerse a un coste menor para el operador, lo que puede suponer que la oferta sea más asequible para ciertos consumidores.

Los entrenamientos online desde la comodidad de tu casa son ofrecen numerosas ventajas tanto para los consumidores o deportistas como para los entrenadores. Esto no significa que estos últimos tengan que comenzar a ofrecer contenido online en exclusiva y olvidarse de los entrenamientos en persona, si no que deben contar con esta nueva tendencia y usarla como una herramienta para ampliar su oferta, atraer nuevos clientes y mantener a los que se inclinan por esta nueva forma de entrenar.

Esto no quiere decir que dejes los entrenamientos presenciales, pero de acuerdo a estos datos, es interesante adaptarnos lo más posible para ofrecer nuestros servicios a los clientes cuando los necesiten. Tal como lo mencionaba Jorge Rosales en su ponencia de IHRSA en Miami, el futuro es figital (físico y digital) por lo cuál debemos tener una estrategia omnicanal para destacar de nuestra competencia.

Comparte este post: