Kéfir, ¿cómo incluirlo en nuestra dieta?

Según la Real Academia Española (RAE), el kéfir es leche fermentada artificialmente y que tiene ácido láctico, alcohol y ácido carbónico; siendo como una combinación de bacterias en una matriz de proteínas, lípidos y azúcares.

El kéfir, al igual que el yogur, es un alimento probiótico que tiene beneficios sobre la microbiota intestinal; siendo un alimento rico en triptófano, magnesio, fósforo, calcio, vitamina B y K.

Los beneficios que se atribuyen al kéfir son: control de la saciedad y la prevención de desarrollo del sobrepeso, la diabetes tipo 2 y la mejora y mantenimiento de la salud ósea y la microbiota intestinal.

Teniendo en cuenta todas estas propiedades, es un buen aliado para incluir en nuestro día a día y, ¿cómo podemos hacerlo? El kéfir podemos incluirlo en nuestros desayunos, meriendas y/o postres; consumiéndolo solo o con algún acompañamiento (canela, cacao, fruta, etc.). Su consumo se verá limitado a la leche de la que dependa, lo que marcará el aporte calórico y nutricional que tenga.

A continuación, mostramos algunas ideas para incluir este alimento en nuestra dieta:

  • Bizcocho de kéfir (Lo podéis usar como si fuera un yogurt)
  • Pan de kéfir (añadiendo kéfir a la masa en lugar de agua)
  • Helado con kéfir
  • Kéfir con fruta y cereales
  • Batidos con kéfir y fruta
  • Tostada con kéfir y miel
Equipo VIPfitter